Idioma / Languaje

English

Users Online

We have 25 guests online

Message of Hope

No merecemos el amor de Dios

Tuesday, 21 of October 2014

 

logo

palomb

Cuando oímos que Dios nos ama y perdona podemos caer en la tentación de creer que tenemos algo especial para ser merecedores del amor y del perdón de Dios. Esto no es verdad. Somos tan pecadores como cualquier otra persona, incluso los ateos. No tenemos ningún mérito especial. Pero entonces, ¿por qué fuimos perdonados? ¡Debido a la honra y la promesa que Dios hizo! Él prometió que sería un Dios fiel y Dios cumple Su promesa. Él prometió que enviaría el Mesías, el elegido para salvar a la humanidad. Y Él, en Jesús, cumplió Su promesa. Jesús murió en la cruz del calvario para librarnos de la condenación eterna. No es por nuestro mérito que tenemos la fe en Jesucristo. Es un regalo de Dios. Por eso, no rechaces este regalo. Confiesa tus pecados a Dios, demuestra tu arrepentimiento y confía que, en Jesucristo, ya fuiste perdonado.

Oremos: Bondadoso Dios, gracias porque haz providenciado Tu Hijo para asegúrarnos el perdón. Soy grato por Tu amor y Tu bondad para conmigo. Fortalece mi fe en Cristo a cada día. Amén
“Pues Dios es quien nos ha hecho, quien nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, según lo que había dispuesto de antemano” (Efesios 2:10)

 

CPTLN-CHILE

 

 /en/daily-messages/messages-of-hope/
Nuevo Material Vivir Mejor
There are no translations available.

Introducción

Hay ocasiones de la vida en las que, si bien no sabemos bien por qué es, sentimos una sensación de vacío, futilidad, angustia. Una profunda sensación de que la vida, como la estamos viviendo, no tiene sentido.
No es fácil vivir en un estado de alegría y bienestar. Circunstancias, tanto externas como internas, pueden generar inquietud, desazón, desgano, malhumor, frustración, depresión. Muchas veces sintetizamos esas vivencias con el consabido: “me siento mal”.
Ese “sentirnos mal” es un aviso de que las cosas no están funcionando como deberían o podrían funcionar. La experiencia es dolorosa, sin embargo puede ser el primer gran paso para emprender cambios positivos en nuestra vida.
Es notable observar las maneras en que las personas desean cambiar, mejorar sus vidas. Consultan a psicoterapeutas y psicoanalistas, terapeutas alternativos o complementarios, concurren a conferencias y talleres, consumen decenas de libros de autoayuda. Sin embargo, todo parece quedar en la nada. ¿Qué pasa entre esa información que llega y su dificultad para aplicarla logrando la deseada transformación?
Somos humanos, por lo tanto vulnerables. Cada día sufrimos carencias. La realidad cotidiana nos golpea, y suele hacerlo bruscamente. Podemos citar accidentes, muertes, pérdida de empleo. Otros ejemplos que nos muestran las carencias ocurren cuando salimos a la calle: allí vemos gente con vestimentas mejores o más caras, comiendo en lugares que nos son inaccesibles, o con vehículos nuevos y sofisticados. Podemos pensar también en gente más joven, o con mejor estado de salud, más bella, más capacitada, más inteligente. O en aquellos que tienen a sus padres, una pareja estable, hijos, amigos, un amor. Los ejemplos son infinitos como infinitas pueden ser las carencias que sentimos. No reconocer los “agujeros” o querer taparlos a todo costo, insume tiempo, esfuerzo, dinero, vida; lo que genera infelicidad.
Conocer y admitir nuestras carencias, nuestras faltas, los huecos de nuestra vida no es agradable. Tomar conciencia de que enfermamos, envejecemos y morimos, de que aquellos a quienes amamos nos pueden dejar, de que no podemos comprar todo, de que somos limitados, produce angustia. Pero es precisamente gracias a esa vivencia de malestar que nos animamos a interrogarnos sobre lo que estamos viviendo, lo que podemos vivir, y los pasos que hay que hacer para ello. Y en esta aventura de descubrirnos, tenemos la posibilidad de contar con la esclarecedora y vital guía de Dios, el creador de la vida.

 

Cptln-Chile

 

 
Un nuevo día
There are no translations available.

logodev

Guíame, Señor, en tu justicia, y por causa de mis adversarios endereza tu camino delante de mí. Salmo 5:8


Comienza un día más. Este día estará repleto de oportunidades y desafíos, y también de decisiones y elecciones. Saludarás o no a una persona, contestarás o ignorarás las llamadas telefónicas, seguirás un chisme en las redes sociales u optarás por preservar la reputación de alguien, construirás un puente o levantarás una muralla en tu relacionamiento con un compañero de trabajo o estudio, etc.

Al confrontarse con situaciones semejantes, el salmista ora a Dios, pidiéndole: "Guíame, Señor, en tu justicia, y por causa de mis adversarios endereza tu camino delante de mí" (Salmo 5:8). En este nuevo día de tu vida, ora como el salmista y busca, en primer lugar, el reino de Dios y su justicia. ¡Que tengas un excelente día!

ORACIÓN: Salvador Jesús, perdóname por no lograr hacer siempre tu voluntad. Que el Espíritu Santo me guíe en las decisiones que debo tomar, y que siempre me acuerde de tu amor para así obrar con bondad y justicia para con mi prójimo. En tu nombre. Amén.

 

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

 

 
<< Start < Prev 1 2 3 4 5 Next > End >>

Page 1 of 5

logo

Fluid width